Invalidación de actos administrativos de carácter ambiental

La «invalidación» de actos o resoluciones dictadas por la autoridad ambiental es una institución muy discutida.

Para explicarlo brevemente, debemos tener presente que la Ley 19.880 establece la facultad de la administración para declarar no válidos o dejar sin efecto las resoluciones o actos que se hayan dictado con infracción de la ley, dentro de los dos años siguientes a su dictación.

Así, al ser una facultad de la Administración, un acto puede ser invalidado por iniciativa propia por el órgano administrativo que lo dictó (a lo que llamamos «de oficio»). Asimismo, se reconoce que las personas tienen la posibilidad de pedirle a la administración que ejerza esta facultad.

En materia ambiental, ha existido una larga (muy larga) discusión sobre la invalidación de los actos administrativos de carácter ambiental, todo gracias a que la ley reconoce el derecho de las personas a acudir a los Tribunales Ambientales para reclamar en contra de la resolución de un órgano de la Administración que invalide (o rechace la solicitud de invalidación) de un acto administrativo relativo al medio ambiente.

Esto ha llevado a que la invalidación ya no se considere como una mera facultad de la administración, sino que como un recurso para impugnar resoluciones, solo en materia ambiental, ya que solo en esta materia es tratado de forma diferente por la ley. Si te interesa saber más sobre esa discusión, pincha el link de arriba, ya que para efectos prácticos, en esta guía sólo consideraremos la que se ha consolidado como opinión de los tribunales de justicia.

Estos actos pueden ser, por ejemplo, Resoluciones de Calificación Ambiental, Consultas de Pertinencia, Autorizaciones Sanitarias, mientras tengan carácter ambiental.

¿Qué actos pueden ser invalidados?

Haz click aquí para ver «Cómo pedir la invalidación de una RCA»

¿Dentro de qué plazo se debe pedir la invalidación?

Depende.

Sin embargo, te recomendamos fuertemente que lo hagas antes de que transcurran 30 días hábiles administrativos desde la fecha de la resolución.

Tribunales Ambientales

Los Tribunales Ambientales son los encargados de conocer las controversias ambientales derivadas, ya sea, de la ilegalidad de actos administrativos de carácter ambiental o de la ocurrencia de daño al medio ambiente.

Entraron en vigor el año 2012, mediante la ley 20.600, como parte de las reformas iniciadas el año 2010 mediante la Ley 20.417. El artículo primero de la Ley mencionada los define como “órganos jurisdiccionales especiales, sujetos a la superintendencia directiva, correccional y económica de la Corte Suprema, cuya función es resolver las controversias medioambientales de su competencia y ocuparse de los demás asuntos que la ley somete a su conocimiento”.

Son tres y se ha repartido su competencia de norte a sur:

Primer Tribunal Ambiental: Tiene su sede en Antofagasta y competencia en la Macrozona norte del país (Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Coquimbo)

Segundo Tribunal Ambiental: Tiene su sede en Santiago y competencia en la Macrozona centro del país (Valparaíso, Metropolitana, Libertador General Bernardo O’Higgins y Maule)

Tercer Tribunal Ambiental: Tiene su sede en Valdivia y competencia en la Macrozona sur del país (Biobío, La Araucanía, los Ríos, Los Lagos, Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo y Magallanes y La Antártica Chilena)

Cada tribunal está integrado por tres ministros nombrados por el Presidente de la República, con acuerdo del Senado, de una nómina de cinco personas que propone la Corte Suprema.

Dos de ellos deberán tener el título de abogado, haber ejercido la profesión a lo menos diez años y haberse destacado en la actividad profesional o académica. El tercero será licenciado en Ciencias con especialización en materias medioambientales y con, a lo menos, diez años de ejercicio profesional.

Cada tribunal tiene además dos miembros suplentes, un abogado y un licenciado en ciencias.

La competencia de los Tribunales Ambientales se encuentra establecida en los numerales del artículo 17 de la Ley 20.600 que los crea. Principalmente, tiene facultades de revisión de actos administrativos, además de conocer de la demanda por reparación de daño ambiental y autorizar ciertas solicitudes de la Superintendencia del Medio Ambiente.

Consejo de Ministros para la Sustentabilidad

El Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, es presidido por el Ministro del Medio Ambiente e integrado por los Ministros de Agricultura, de Hacienda, de Salud, de Economía, Fomento y Reconstrucción, de Energía, de Obras Públicas, de Vivienda y Urbanismo, de Transportes y Telecomunicaciones, de Minería y Planificación. Este Consejo tiene como funciones principales las de proponer al Presidente de la República  las políticas para el manejo uso y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales renovables, los criterios de sustentabilidad que deben ser incorporados en la elaboración de éstas, la creación de las Áreas Protegidas del Estado y las políticas sectoriales que deben ser sometidas a evaluación ambiental estratégica; así como otros pronunciamientos generales sobre cuestiones establecidas en la ley.

El Consejo sesionará cada vez que su presidente las convoque y todos aquellos acuerdos se encuentran publicados en la página web del Ministerio del Medio Ambiente.

Ten cuidado de no confundir con el Comité de Ministros que conoce de las reclamaciones en contra de las Resoluciones de Calificación Ambiental.

Comité de Ministros

El Comité de Ministros está integrado por el Ministro del Medio Ambiente, quien lo preside, y los Ministros de Salud; de Economía, Fomento y Turismo; de Agricultura; de Energía y de Minería, según lo dispone la Ley N°19.300.

Éste se reunirá para aquellos casos en que deberá conocer y resolver:

  1. Los recursos de reclamación que se presenten en contra de las resoluciones que rechacen o establezcan condiciones o exigencias a un Estudio de Impacto Ambiental;
  2. Las reclamaciones en contra de las resoluciones que realicen la revisión de una Resolución de Calificación Ambiental y
  3. Los recursos de reclamación presentados por las personas que hubieren formulado observaciones al Estudio de Impacto Ambiental y que estimaren que sus observaciones no han sido consideradas.

Unidades Ambientales Municipales

Con la publicación de la Ley N°20.417, se introduce una modificación importante en lo relativo a las funciones que le corresponde desempeñar a la unidad municipal encargada de aseo y ornato. Esta ley contribuye al fortalecimiento de la gestión local, lo cual se justifica dada la cercanía del municipio con la ciudadanía, incorporando la función de protección medioambiental como una de las tareas a desarrollar por parte de éstas.

En virtud de este cambio, pueden proponer y ejecutar medidas tendientes a materializar acciones y programas relacionados con el medio ambiente y aplicar normas ambientales a ejecutarse en la comuna. Asimismo, la modificación a la Ley Orgánica de Municipalidades establece una nueva facultad para las unidades de aseo y ornato municipales, ésta es la de velar por elaborar el anteproyecto de ordenanza ambiental, instrumento normativo que tiene por objeto regular la integridad de la gestión local en materia ambiental.

Dicha mención implica que los Municipios deberán necesariamente comenzar a pensar en la protección del medio ambiente desde sus territorios. Sin embargo, la dictación de esta ordenanza ambiental por regla general no es obligatoria, habiendo a la fecha aún muchos municipios que no cuentan con una. La creación de una ordenanza ambiental solo es mandatoria en el contexto de un proceso de certificación ambiental del municipio.

En adición a las competencias normativas que cumplen los Municipios, la Ley N°19.300 les entrega algunas facultades en la fiscalización y cumplimiento de las disposiciones legales y reglamentarias correspondientes a la protección del medio ambiente. Así, las municipalidades tienen el deber de recibir las denuncias que formulen los ciudadanos por incumplimiento de normas ambientales, debiendo ponerlas en conocimiento de la Superintendencia del Medio Ambiente para que ésta les dé curso.

A pesar de lo imprescindible que son los Municipios en el cuidado del medio ambiente en lo que respecta a su comuna, la ley no obliga a las Municipalidades a tener una Unidad, Dirección o Departamento de Medio Ambiente, más bien, cada Municipalidad lo define acorde a su presupuesto y capacidades.

Por último, la Ley N°19.300 legitima a las Municipalidades para ser requeridas en el ejercicio de la acción por daño ambiental con respecto a aquellos daños ambientales producidos dentro de la comuna y en base a los antecedentes remitidos por el solicitante. La demanda deberá ser interpuesta en un plazo de 45 días o podrá rechazase la denuncia emitiendo una resolución fundada en caso de que la Municipalidad decida rechazarla.


La institucionalidad ambiental chilena

El año 2010 se realizó una gran reforma a la institucionalidad ambiental chilena, motivada por las observaciones que la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) realizó a ésta. Su objetivo era principalmente ampliar, mejorar y fortalecer la Institucionalidad Ambiental vigente, así como modernizar las instituciones y gestión ambiental.

Con dicha Ley (20.417) se creó el Ministerio de Medio Ambiente (MMA), el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) y la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA), cuyas funciones antes se radicaban todas en la Comisión Nacional del Medio Ambiente (CONAMA).

Previo a la reforma, la CONAMA concentraba todas las atribuciones, no solamente proponía políticas generales, sino que también actuaba como órgano de consulta, análisis, y fiscalización en materia ambiental, informaba al Presidente de la República sobre el cumplimiento de la legislación vigente en materia ambiental además de otras funciones de gestión como la administración del SEIA, determinación de programas de cumplimiento, entre otros.

Como era de esperarse, la concentración de atribuciones y funciones terminaron por pasarle la cuenta al órgano ya que si bien se logró administrar el instrumento de gestión del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (“SEIA”), hubo serias deficiencias en materia de políticas y regulación, elaboración de normas y fiscalización de estas.

Así, en la actualidad la institucionalidad ambiental chilena se compone por: (I) Ministerio del Medio Ambiente; (II) Servicio de Evaluación Ambiental; (III) Superintendencia del Medio Ambiente; (IV) Unidades Ambientales Municipales; (V) Consejo de Ministros para la Sustentabilidad; (VI) Comité de Ministros; (VII) Tribunales Ambientales y; (VIII) Organismos sectoriales con Competencia en lo Ambiental.

¿Cómo se cuentan los plazos?

Contar bien los plazos que se nos otorgan es muy importante para ejercer oportunamente nuestros derechos. Aprende aquí a contar los plazos.

Cuando hagamos referencia a «días hábiles administrativos» nos estamos refiriendo a los días de lunes a viernes, exceptuándose festivos. Por lo tanto, los días inhábiles administrativos serían sábados, domingos y festivos.

Ten cuidado de confundir los días hábiles administrativos con los «días hábiles judiciales«. Estos últimos también consideran inhábiles los domingos y festivos, pero sí computan el sábado como un día hábil.

Por último, ten presente que cuando se hable de «días corridos«, se refiere a que se cuentan como hábiles todos los días, de lunes a domingo.

En muchas leyes oportunidades nos vamos a encontrar con que solo se señala «días hábiles», causando confusión. Para saber a qué tipo de días se refiere y contar bien nuestro plazo, debemos mirar el contexto: si es un plazo para algún órgano de la administración del Estado u otorgado por estos (como por ejemplo, el SEA, Consejo para la Transparencia, Sernageomin, Consejo de Monumentos, una Municipalidad, DGA, etc.), se tratará de días hábiles administrativos. Por otra parte, si se trata de un plazo en el contexto de un juicio, deberemos considerar que se trata de días hábiles judiciales.

Por último, considera que el día que eres notificado de una resolución o el día de la publicación desde la que se comienza a contar el plazo, es el día 0.

Consejo: si no estás seguro/a de si el plazo considerará días corridos, hábiles judiciales o administrativos, mejor considera que es de días corridos y así evitas perder una oportunidad de ejercer un derecho.

¿Cuáles son las formas de ingresar al SEIA?

Ya hemos visto que el Sistema de Evaluación Ambiental (SEIA) es obligatorio solo para cierto tipo de proyectos, (los que están en el listado del artículo 10 de la Ley 19.300).

Ahora veremos que, además, habrán proyectos que ingresarán presentando una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y otros que lo harán presentando un Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

La DIA está reservada para proyectos medianos que, si bien deben ingresar al SEIA, no producen impactos adversos significativos en el medio ambiente. El procedimiento es más breve y la participación ciudadana no es obligatoria.

El EIA está reservado para aquellos proyectos que producen uno cualquiera de los efectos que señala el artículo 11 de la Ley 19.300. Estos son:

a) Riesgo para la salud de la población, debido a la cantidad y calidad de efluentes, emisiones o residuos;

b) Efectos adversos significativos sobre la cantidad y calidad de los recursos naturales renovables, incluidos el suelo, agua y aire;

c) Reasentamiento de comunidades humanas, o alteración significativa de los sistemas de vida y costumbres de grupos humanos;

d) Localización en o próxima a poblaciones, recursos y áreas protegidas, sitios prioritarios para la conservación, humedales protegidos, glaciares y áreas con valor para la observación astronómica con fines de investigación científica, susceptibles de ser afectados, así como el valor ambiental del territorio en que se pretende emplazar;

e) Alteración significativa, en términos de magnitud o duración, del valor paisajístico o turístico de una zona, y

f) Alteración de monumentos, sitios con valor antropológico, arqueológico, histórico y, en general, los pertenecientes al patrimonio cultural.

Para el caso de los proyectos que ingresen por EIA, el procedimiento es un poco más largo y la apertura de un proceso de participación ciudadana es obligatoria, además de la consulta indígena si hay población perteneciente a pueblos originarios que será afectada.

¿Cómo saber si un proyecto ingresó por DIA o EIA?

Para saber si un proyecto ingresó por DIA o EIA, debes seguir los siguientes pasos:

  1. Entra a www.sea.gob.cl y busca el proyecto por su nombre en el buscador. Si no conoces el nombre, debes elegir la opción «Búsqueda Avanzada» y buscarlo por región y área productiva (minería, sector agropecuario, inmobiliario, energía, etc).
  2. Una vez que te aparezca el listado de proyectos que calzan con tu búsqueda verás que en la segunda columna se señala el «Tipo» de evaluación. En esta casilla se señalará si el proyecto ingresó por DIA o por EIA.

Así podrás saber si un proyecto ingresó al SEIA por DIA o por EIA.

El Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental

¿Qué es el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental o «SEIA»?

El SEIA es un mecanismo administrado por el SEA a través del cual se desarrolla la evaluación ambiental de ciertas actividades económicas o proyectos para las cuales la ley exige contar con una evaluación favorable para poder desarrollarse.

Tiene por objeto determinar si los impactos ambientales de un proyecto se ajustan o no la normativa vigente. Por lo anterior es que el SEIA restringe su ámbito de evaluación solo a proyectos o actividades económicas, es decir, se excluye de su competencia la evaluación de normas y planes, utilizándose para ellos el mecanismo de la Evaluación Ambiental Estratégica.

¿Qué es la evaluación ambiental?

La ley 19.300 define evaluación ambiental como «“el procedimiento a cargo del Servicio de Evaluación Ambiental, que, en base a un Estudio o Declaración de Impacto Ambiental, determina si el impacto ambiental de una actividad o proyecto se ajusta a las normas vigentes”.

Es decir, es el procedimiento oficial que permite determinar si una actividad es o no compatible con el medio ambiente, ya sea que no produce impactos adversos significativos o que, si los produce, estos son debidamente mitigados, compensados o reparados.

El proceso de evaluación ambiental de un proyecto está dirigido dictar un acto administrativo llamado Resolución de Calificación Ambiental (RCA), la que, si es favorable, autoriza la ejecución del proyecto. La RCA contendrá las características y condiciones de aprobación del proyecto.

¿Qué proyectos deben ingresar al SEIA?

En nuestra ley, la necesidad de ingresar al SEIA no se define por si una actividad es nociva para el medio ambiente o no, sino que por si la actividad se encuentra en el catálogo de actividades establecido previamente.

Para ello, la ley 19.300 establece en su artículo 10 un catálogo de actividades que deben someterse de manera obligatoria al SEIA. Además, el Reglamento del SEIA ha especificado aún más las características de estas actividades, explicando o aclarando exactamente qué actividades serán obligadas a una evaluación previa.

A continuación encontrarás la lista de causales de ingreso que establece la ley, y en cada caso podrás ver qué es lo que señala el reglamento sobre esa causal. Si quieres saber si una actividad debe ingresar o no al SEIA, revisa si se encuentra en el listado y qué es lo que señala el reglamento al respecto.

a) Acueductos, embalses o tranques y sifones que deban someterse a la autorización establecida en el artículo 294 del Código de Aguas, presas, drenaje, desecación, dragado, defensa o alteración, significativos, de cuerpos o cursos naturales de aguas.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

a)  Acueductos, embalses o tranques y sifones que deban someterse a la autorización establecida en el artículo 294 del Código de Aguas.

    Presas, drenajes, desecación, dragado, defensa o alteración, significativos, de cuerpos o cursos naturales de aguas, incluyendo a los glaciares que se encuentren incorporados como tales en un Inventario Público a cargo de la Dirección General de Aguas. Se entenderá que estos proyectos o actividades son significativos cuando se trate de:

    a.1. Presas cuyo muro tenga una altura superior a cinco metros (5 m) medidos desde el coronamiento hasta el nivel del terreno natural, en el plano vertical que pasa por el eje de éste y que soportará el embalse de las aguas, o que generen un embalse con una capacidad superior a cincuenta mil metros cúbicos (50.000 m3).

    a.2. Drenaje o desecación de:

          a.2.1 Vegas y bofedales ubicados en las Regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta, cualquiera sea su superficie de terreno a recuperar y/o afectar.

          a.2.2 Suelos «ñadis», cuya superficie de terreno a recuperar y/o afectar sea igual o superior a doscientas hectáreas (200 ha).

          a.2.3 Turberas.

          a.2.4 Cuerpos naturales de aguas superficiales tales como lagos, lagunas, pantanos, marismas, vegas, albúferas, humedales o bofedales, exceptuándose los identificados en los literales anteriores, cuya superficie de terreno a recuperar y/o afectar sea igual o superior a diez hectáreas (10 ha), tratándose de las Regiones de Arica y Parinacota a la Región de Coquimbo; o a veinte hectáreas (20 ha), tratándose de las Regiones de Valparaíso a la Región del Maule, incluida la Región Metropolitana de Santiago; o a treinta hectáreas (30 ha), tratándose de las Regiones del Bío Bío a la Región de Magallanes y Antártica Chilena.

    a.3. Dragado de fango, grava, arenas u otros materiales de cuerpos de aguas continentales, en una cantidad igual o superior a veinte mil metros cúbicos (20.000 m³) de material total a extraer y/o a remover, tratándose de las Regiones de Arica y Parinacota a la Región de Atacama, o en una cantidad de cincuenta mil metros cúbicos (50.000 m³) de material total a extraer y/o a remover, tratándose de las Regiones de Coquimbo a la Región de Magallanes y Antártica Chilena, incluida la Región Metropolitana de Santiago.

Dragado de fango, grava, arenas u otros materiales de cursos o cuerpos de aguas marítimas, en una cantidad igual o superior a cincuenta mil metros cúbicos (50.000 m³) de material total a extraer y/o a remover.

Se entenderá por dragado la extracción y/o movimiento de material del lecho de cuerpos y cursos de aguas continentales o marítimas, por medio de cualquier tipo de maquinaria con el objeto de ahondar y/o limpiar.

    a.4. Defensa o alteración de un cuerpo o curso de aguas continentales, tal que se movilice una cantidad igual o superior a cincuenta mil metros cúbicos de material (50.000 m³), tratándose de las Regiones de Arica y Parinacota a la Región de Coquimbo, o cien mil metros cúbicos (100.000 m³), tratándose de las Regiones de Valparaíso a la Región de Magallanes y Antártica Chilena, incluida la Región Metropolitana de Santiago.

Se entenderá por defensa o alteración aquellas obras de regularización o protección de las riberas de estos cuerpos o cursos, o actividades que impliquen un cambio de trazado de su cauce, o la modificación artificial de su sección transversal, todas de modo permanente.

La alteración del lecho del curso o cuerpo de agua y de su ribera dentro de la sección que haya sido declarada área preferencial para la pesca recreativa deberá someterse al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, independiente de la cantidad de material movilizado.

    a.5. La ejecución de obras o actividades que impliquen alteración de las características del glaciar.

b) Líneas de transmisión eléctrica de alto voltaje y sus subestaciones.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

c) Centrales generadoras de energía mayores a 3 MW.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

d) Reactores y establecimientos nucleares e instalaciones relacionadas.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

e) Aeropuertos, terminales de buses, camiones y ferrocarriles, vías férreas, estaciones de servicio, autopistas y los caminos públicos que puedan afectar áreas protegidas.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

f) Puertos, vías de navegación, astilleros y terminales marítimos.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

g) Proyectos de desarrollo urbano o turístico, en zonas no comprendidas en alguno de los planes evaluados según lo dispuesto en el Párrafo 1 Bis.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

h) Proyectos industriales o inmobiliarios que se ejecuten en zonas declaradas latentes o saturadas.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

i) Proyectos de desarrollo minero, incluidos los de carbón, petróleo y gas comprendiendo las prospecciones, explotaciones, plantas procesadoras y disposición de residuos y estériles, así como la extracción industrial de áridos, turba o greda.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

j) Oleoductos, gasoductos, ductos mineros u otros análogos.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

k) Instalaciones fabriles, tales como metalúrgicas, químicas, textiles, productoras de materiales para la construcción, de equipos y productos metálicos y curtiembres, de dimensiones industriales.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

l) Agroindustrias, mataderos, planteles y establos de crianza, lechería y engorda de animales, de dimensiones industriales.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

m) Proyectos de desarrollo o explotación forestal en suelos frágiles, en terrenos cubiertos de bosque nativo, industrias de celulosa, pasta de papel y papel, plantas astilladoras, elaboradoras de madera y aserraderos, todos de dimensiones industriales.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

n) Proyectos de explotación intensiva, cultivo, y plantas procesadoras de recursos hidrobiológicos.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

ñ) Producción, almacenamiento, transporte, disposición o reutilización habituales de sustancias tóxicas, explosivas, radioactivas, inflamables, corrosivas o reactivas.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

o) Proyectos de saneamiento ambiental, tales como sistemas de alcantarillado y agua potable, plantas de tratamiento de aguas o de residuos sólidos de origen domiciliario, rellenos sanitarios, emisarios submarinos, sistemas de tratamiento y disposición de residuos industriales líquidos o sólidos.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

p) Ejecución de obras, programas o actividades en parques nacionales, reservas nacionales, monumentos naturales, reservas de zonas vírgenes, santuarios de la naturaleza, parques marinos, reservas marinas o en cualesquiera otras áreas colocadas bajo protección oficial, en los casos en que la legislación respectiva lo permita.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

q) Aplicación masiva de productos químicos en áreas urbanas o zonas rurales próximas a centros poblados o a cursos o masas de agua que puedan ser afectadas.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA:

r) Proyectos de desarrollo, cultivo o explotación, en las áreas mineras, agrícolas, forestales e hidrobiológicas que utilicen organismos genéticamente modificados con fines de producción y en áreas no confinadas.

Sobre esta causal, el reglamento del SEIA especifica que deben ingresar al SEIA: