Skip to content

Conservación de Ecosistemas

¿Qué figuras de conservación existen para proteger determinadas zonas, especies o monumentos?

La legislación chilena contempla una serie de figuras de protección que, si bien no fijan usos específicos del territorio, sí le otorgan una función, cuál es en términos amplios, la protección. Estas figuras tienen finalidades de protección diversas y están basadas en múltiples normas, asimismo, intervienen un gran número de autoridades y sectores, lo que ha generado confusión y falta de certeza respecto de poder conocer las actividades prohibidas o permitidas por aquéllas.

Podemos definir área protegida como “un espacio geográfico claramente definido, reconocido, dedicado y gestionado, mediante medios legales u otros tipos de medios eficaces para conseguir la conservación a largo plazo de la naturaleza y de sus servicios ecosistémicos y sus valores culturales asociados”.

A continuación revisamos algunas categorías de áreas protegidas.

Santuario de la Naturaleza

Los Santuarios de la Naturaleza están establecidos en la Ley 17.288 sobre Monumentos Nacionales y son aquellos sitios terrestres o marinos que ofrecen posibilidades especiales para estudios e investigaciones geológicas, paleontológicas, zoológicas, botánicas o de ecología, o que posean formaciones naturales, cuya conservación sea de interés para la ciencia o para el Estado.

Ver cómo solicitar la declaración de un Santuario de la Naturaleza.

Parques Nacionales

El artículo 5° de la Ley 18.362 define Parques Nacionales como un área generalmente extensa, donde existen diversos ambientes únicos o representativos de la diversidad ecológica natural del país, no alterados significativamente por la acción humana, capaces de autoperpetuarse, y en que las especies de flora y fauna o las formaciones geológicas son de especial interés educativo, científico o recreativo.

Son aquellas regiones establecidas para la protección y conservación de las bellezas escénicas naturales y de la flora y la fauna de importancia nacional, de las que el público pueda disfrutar mejor al ser puestas bajo la vigilancia oficial.

Humedales urbanos

Se definen en la Ley Nacional de Humedales Urbanos como “aquellas extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de aguas marina, cuya profundidad en marea baja no excede los 6 metros, y que se encuentren total o parcialmente dentro del radio urbano”

Ver cómo solicitar la declaración de un humedal urbano.

Reservas Naturales Municipales (RENAMU)

Esta figura de protección ambiental se desprende de las atribuciones que la Ley Orgánica Municipal les confiere a los municipios. Podríamos definirla como una reserva natural de carácter municipal, que busca la protección ambiental de áreas naturales identificadas y de alto valor eco-sistémico.

Ver cómo solicitar la declaración de una RENAMU.

Espacios Costeros Marinos de Pueblos Originarios

Los Espacios Costeros Marinos Pueblos Originarios o ECMPO, son espacios marinos delimitados, cuya administración es entregada a comunidades indígenas o asociaciones de ellas que han ejercido el uso consuetudinario de dicho espacio constatado por CONADI. Se entiende por derecho consuetudinario aquellas prácticas o conductas realizadas por las comunidades de manera habitual y que forman parte de su cultura, tales como religiosas, económicas, recreativas, entre otras.

Ver cómo solicitar la declaración de ECMPO.

Áreas de Protección Ecológica

Las áreas de protección ecológica o de protección de recursos de valor natural, las encontramos recogidas en la Ordenanza de Urbanismo y Construcciones en su artículo 2.1.18, el cual señala que corresponden a todas “aquellas en que existan zonas o elementos naturales protegidos por el ordenamiento jurídico vigente, tales como: bordes costeros marítimos, lacustres o fluviales, parques nacionales, reservas nacionales y monumentos naturales”.